Buscar este blog

domingo, 17 de septiembre de 2017

UN GAYTÁN ENDEMONIADO


Apresado,
Viento en temeridad que pasa por gozo,
Recreo,
Tiempo demente,
Detrás azul perderte
Y el cálido tornasol de una sólida mueca.

Un Gaytán endemoniado
Que pasa luz
Si cuelga la tarde,
Un domingo,
Aguardando cálida la escena
Quieto de estampa del metal alunizado
En recuerdo,
Tu corazón bombea
Sus últimos litros sobre el suelo.

EXCEDENTE



Y el silencio tus labios,
La temeridad que aguarda y se hunde en sangre,
Tu voz y el iris de tus ojos
Si te tengo
Y me dispones perdido al ente en tu carne,
Te retengo,
La silueta en temeridad que te habita inflamado de sangre ante tus ojos,
Entonces sueles volver,
Elevarme.

Y es el deseo de pervivir ante la sombra de tu aliento si tus nalgas me confrontan
Y me llevas a venir,
Después perderte,
Y después dormir
Acurrucado en tu pecho demente.